Blog
11
04
2016

Y tu, ¿Por quién corres la Transvulcania?

Un corredor nunca corre solo. A veces nos acompañan buenos amigos durante kilómetros y kilómetros. ¡Qué bonitas y agradables que nos resultan las charlas de entreno con nuestros buenos amigos! Correr entre amigos une, fortalece la relación y contribuye a desarrollar un fuerte sentimiento de pertinencia.

A veces, los corredores, hablamos sin abrir la boca. Podemos pasar kilómetros y kilómetros juntos sin emitir un sonido, pero nunca sin hablarnos. Cuando corremos con un amigo nuestro silencio y nuestras miradas hablan por nosotros.

A mi me basta con ver a dos corredores juntos para saber si son amigos o no. La amistad se delata en la sincronía de las zancadas, producto de horas y horas de entrenamientos conjuntos; se delata en los reajustes de ritmo, en cómo estiramos de nuestro compañero y en cómo nos dejamos ayudar.

Cuando corremos hablamos de todo y de nada, compartimos nuestra personalidad, nuestros sueños, nuestros deseos y anhelos, nuestros miedos y temores; y todo ello nos une creando lazos sólidos que perduran en el tiempo.

Nunca corremos solos. El próximo 7 de mayo correré con 1.799 compañeros y amigos con los que compartiremos, por unas horas, el mismo objetivo. Casi dos mil personas unidas para alcanzar cada una su propia meta, su meta particular.

Pero no correremos solos. Yo correré también con mi mujer y mi hija. Me acompañarán en cada paso, en cada kilómetro en cada latido. Todos corremos con alguien. Todos los corredores corremos acompañados. Nunca corremos solos. Corremos con rebecos, corzos, zorros y marmotas. Corremos con el viento y con el sonido del bosque. Corremos con el olor a tormenta y el cálido sol.

¿Y tú? ¿Con quien vas a correr la Transvulcania? Elige bien a tus compañeros ya que te pueden llevar en volandas hasta la linea de meta. Tus compañeros de carrera te prestan su pulso en la salida, te  dan aliento en cada subida y te apartan las piedras del camino en la bajada.

Yo nunca corro solo. ¿Y tú?  Además, cuando corro, lo hago por mi y por todas las personas que me acompañan. Sé que algunas de estas personas no pueden correr. Lo querrían, sin duda, pero no pueden. Yo corro por mi y por ellos.

No me gusta correr solo, pero este año, correré menos solo que nunca. Hace unas semanas quedaba con un buen amigo para correr la Transvulcania. Si todo va bien nos veremos en la llegada, me dijo, pero no podrá ser. Julio falleció súbitamente hace unos días, una noticia que nos consternó a muchos. Pero yo estoy seguro que Julio correrá conmigo. Yo correré por mi y por él. Correré por todas las personas que me han acompañado durante todas y cada una de las horas de entrenamiento y cuando no pueda más, recordaré que no estoy corriendo solo.

¿Y tú? ¿Por quién vas a correr la transvulcania? ¿Quién va a ser tu compañero de carrera?

Autor:

Tomás Navarro
Psicólogo · Coach · Divulgador
www.tomasnavarro.es

Comentario
0

Deja una Respuesta