Blog
23
03
2015

El músculo de Transvulcania

20150320 Repor VoluntariosBebidas isotónicas, frutas y barritas energéticas. Esos son, en líneas generales, los productos que encuentran en los avituallamientos cada uno de los 3.000 corredores que participan en las pruebas deportivas asociadas a la Plátano de Canarias Transvulcania. Pero para llegar hasta ahí han tenido que ser previamente transportados, acondicionados y primorosamente colocados en las bandejas. Y una gran parte de esa tarea recae en las más de 400 personas anónimas que colaboran como voluntarias en cada edición de la gran prueba deportiva palmera.

Tres cuartas partes del total se dedican a labores relacionadas con la logística. Meses antes del gran día comienzan las reuniones sectoriales con las corporaciones locales, las organizaciones de protección civil y los cuerpos de voluntarios ya existentes (como el de la Obra Social de La Caixa, una entidad que además está vinculada a la carrera a través de La CaixaTransvulcania Kids Junior).

Sin embargo, el trabajo efectivo comienza una semana antes del pistoletazo de salida, con la preparación de las bolsas del corredor. Resulta fácil imaginar la cantidad de recursos humanos necesarios para asegurar, simplemente, que cada una contiene la información y los obsequios promocionales oportunos. De igual manera, antes de la gran cita ya hay voluntariado dedicado a asistir a los corredores invitados, con constantes viajes al aeropuerto y a los alojamientos oficiales (el H10 Taburiente Playa de Los Cancajos y el Teneguía Princess de Fuencaliente).

Desde el día anterior a cada una de las pruebas, incluyendo el Binter Kilómetro Vertical Transvulcania del 7 de mayo, se pone en marcha el dispositivo para surtir de comida y bebida a cada uno de los ocho avituallamientos previstos (Los Canarios, Las Deseadas, Refugio del Pilar, El Reventón, Pico de la Cruz, Roque de los Muchachos, Torre del Time y Puerto de Tazacorte), así como de la meta final de la Ultramaratón en el casco urbano de Los Llanos de Aridane. Pero, por supuesto, no sólo se trata de disponer los alimentos, sino en algunos casos de preparar y erigir la propia estructura en la que dar servicio: mesas, lonas, tiendas, banderas, truss, arcos inflables, etcétera. Junto al personal técnico de las empresas proveedoras, ahí están también las manos de los voluntarios.

Una parte sustancial de este grupo proviene de los acuerdos previos con los ayuntamientos de la Isla, que surten de personal y medios a las estaciones incluidas en su territorio. Estas aportaciones sostienen, por ejemplo, los puntos de Los Canarios (Ayuntamiento de Fuencaliente), el Refugio del Pilar (Ayuntamiento de El Paso), El Reventón (Ayuntamiento de Breña Baja), Pico de la Cruz (Ayuntamiento de Puntallana), Roque de los Muchachos (Ayuntamiento de Garafía), Torre del Time (Ayuntamiento de Tijarafe), Puerto de Tazacorte (Ayuntamiento de la Villa y Puerto de Tazacorte) y la meta de la Ultramaratón (Ayuntamiento de Los Llanos de Aridane). Otros consistorios de la isla también ayudan en cuestiones logísticas con aportaciones en especie de materiales o vehículos, como Santa Cruz de la Palma, Villa de Mazo, Puntagorda, San Andrés y Sauces y Barlovento. Por su parte, algunos clubes y equipos deportivos de la isla arriman el hombro de forma desinteresada, como el Bayana (que asume íntegramente el avituallamiento de Las Deseadas) o GarafíAventura (que colabora en el Roque de los Muchachos). Y el personal propio de la empresa pública Sodepal y de la Consejería de Deportes del Cabildo asume la necesaria coordinación entre todas estas entidades.

Un caso especial es el del alumnado del ciclo formativo de Técnico Superior en Actividades Físicas y Animación Deportiva (TAFAD), que se imparte en el IES Virgen de las Nieves. El centro colabora también con unos 40 alumnos y alumnas, a los que la Plátano de Canarias Transvulcania sirve como experiencia de formación práctica.Con un enfoque similar se pretende incorporar en 2015 al alumnado de Escuela Universitaria de Enfermería y Fisioterapia (ULL), a través de su Unidad Docente en La Palma. El objetivo es reforzar la cobertura contratada a Cruz Roja y que se basa en la combinación de voluntarios con profesionales sanitarios.

Otra parte de este inmenso grupo humano asume tareas relacionadas con la seguridad y la actuación en emergencias. Así, en los eventos de Transvulcania colaboran voluntarios de Alfa Tango, Ayuda en Emergencias Anaga (AEA), la Unidad Canina de Rescate y Emergencias La Palma (Ucrep) y los grupos de Protección Civil de El Paso, Tijarafe, Breña Baja y Tazacorte. Ellos se encargan de asistir en tareas como la regulación del tráfico, el balizamiento del recorrido y la orientación a los participantes en encrucijadas y desvíos. En el caso de evacuaciones y rescates, también entran en servicio bajo las indicaciones del Centro de Coordinación Operativa Insular (Cecopin).

Para Mariano Hernández Zapata, consejero de Deportes del Cabildo Insular de La Palma, “la Plátano de Canarias Transvulcania ha alcanzado el nivel de los grandes acontecimientos deportivos internacionales. Son muchísimas personas las que directa o indirectamente se ponen en marcha para conseguir que la isla proyecte su mejor imagen al mundo durante la primera semana de mayo. Desde luego, sin la aportación desinteresada de los voluntarios y voluntarias no sería posible”.

Claro que todo este dispositivo es sólo la parte que puede contarse y medirse, porque hay otros muchos intangibles que resultan tanto o más importantes. Esa palabra de ánimo, esa sonrisa, ese aplauso. Esa palmadita en la espalda de una persona a la que quizá no vuelvas a ver en tu vida y que sin embargo consigue darte el último empujoncito necesario para llegar a la meta.

 

Para apuntarte en el voluntariado de Transvulcania, sigue este enlace.

Comentario
0

Deja una Respuesta