Blog
27
03
2016

Correr con niños, un buen legado para los más pequeños

La actividad física nace con el ser humano. Desde bien pequeños que empezamos a caminar, el interés por explorar nos hace ser seres potencialmente físicos, escalar, correr, saltar, estirarse, son las aficiones preferidas de todos los bebes desde que ponen sus pies en el suelo.

Sin embargo, los padres a menudo ponemos limitaciones a esta libertad de movimiento, por miedo a las caídas, por tener mayor tranquilidad, o simplemente por imitación de nuestros hábitos de vida sedentarios.

El ejercicio físico es imprescindible para un crecimiento saludable, ya que fortalece los huesos y los músculos de los pequeños y aporta estabilidad a sus articulaciones, previniendo además muchas enfermedades como las respiratorias, cardiovasculares y la obesidad por sedentarismo, sin contar además con los beneficios psicológicos que aporta, concentración, orden etc.…

La manera que algunos niños tienen de estar activos es practicando un deporte, aunque no debemos olvidar que en la infancia todo pasa por el juego, y el ejercicio físico también, debería ser orientado como una actividad agradable que realicen con gusto, diversión y sin presiones.

El ejemplo que damos a nuestros hijos en todas las facetas de sus vidas junto con la libertad y respeto a sus decisiones, no es muy diferente cuando de deporte hablamos. Que los padres corran o practiquen deporte y actividades físicas al aire libre y que se invite a los pequeños a participar, siendo  estas compartidas de forma lúdica es la mejor manera de ensenar hábitos de vida saludables a nuestros hijos.

Existen algunas medidas que nos ayudan a prevenir lesiones y accidentes, es fundamental conocerlas y practicarlas para que ellos incorporen el hábito de la buena práctica deportiva de forma natural a su actividad. Es muy importante evitar las lesiones cuando la estructura corporal está en pleno crecimiento, para prevenir alteraciones de la postura y futuras lesiones en el adulto.

Correr está de moda en nuestra sociedad, y muchos son los niños que se animan a correr en carreras infantiles y populares. Incluso muchos colegios fomentan esta participación en conjunto de los pequeños, por ello es importante conocer estos consejos para poder realizar estas carreras con el menor riesgo posible de sufrir lesiones.

7 consejos para evitar lesiones en los niños al correr

  1. Alternar el entrenamiento corriendo con otro tipo de actividades deportivas de menos impacto como la natación, montar en bicicleta etc. Ayuda a un crecimiento muscular más armónico evitando las sobrecargas de determinados grupos musculares.
  2. Con una postura correcta al sentarse y ejercicio físico frecuente el crecimiento del niño será más adecuado. Se recomienda además la visita al fisioterapeuta mínimo una vez al año ya que puede detectar alteraciones posturales o descompensaciones durante la carrera y realizar técnicas para evitar que se establezcan como lesiones óseas, articulares o musculares.
  3. Hidratarse y comer adecuadamente es la mejor forma de evitar calambres y alteraciones musculares durante la carrera. Sus músculos estarán bien hidratados y más flexibles.Han de hidratarse antes, durante y después del ejercicio físico. Dejen de lado las bebidas energéticas, altamente azucaradas, y no sustituyan el agua por refrescos o zumos artificiales.
  1. Correr por sitios seguros y sin exceso de obstáculos (senderos, parques etc.) alternando tipos de superficies sin forzar en intensidad y distancia.
  2. Hacer ejercicios de calentamiento antes de la actividad así como ejercicios de enfriamiento y estiramiento después de la actividad.
  3. Incorporar unos sencillos estiramientos musculares diariamente se realice o no práctica deportiva es fundamental, sobre todo si en el colegio pasan tiempo sentados. Soportar la misma postura durante largas jornadas de estudio puede conllevar sobrecargas musculares.
  4. Cuando el niño vaya a usar plantillas y/u ortodoncia, o haya sufrido algún tipo de operación que haya dejado cicatriz en su cuerpo debe acudir a un fisioterapeuta que ayudara a su cuerpo a reajustarse a una nueva situación postural.

Ante queja de alguna molestia o dolor no invite al pequeño a seguir corriendo o entrenando. Acuda a un profesional sanitario.

Autora:

Concepción Cardona Hernández. Graduada en Fisioterapia Col 666.
Experta en Terapia Manual. Especialista en Fisioterapia en Pediatría.
Recomendaciones para correr con niños - Transvulcania

Comentario
0

Deja una Respuesta